POESÍA Y ARQUITECTURA

…………..
Conferencia dictada a alumnos de doctorado de la Escuela de Arquitectura de la  Universidad Católica -Santiago, Chile- en el año 2004. Los textos a continuación son la trascripción, sin editar, de la grabación de la conferencia.

…….

…….

…..Los griegos pensaban que un hombre puede hacer una sola cosa excelentemente en su vida y no dos o más. Un poeta sólo puede ser un buen poeta; un arquitecto sólo puede ser un buen arquitecto.Hasta los veintiocho años de edad viví creyendo que podía saltarme esta ley y trabajaba a la luz del día como arquitecto y leía y escribía poemas a la luz de las lámparas; vivía públicamente como profesor de arquitectura y, privadamente, me reconocía hombre de letras.

….El golpe de Estado de 1973 terminó con esta componenda. De golpe, una mañana de septiembre, se abrió un abismo y descubrí que vivía una falacia. Descubrí que la vida doble que llevaba me situaba en un margen donde no corría riesgo y donde nada que yo hiciera alcanzaba la terrible realidad. Descubrí que el arreglo según el cual mi faz arquitectónica protegía mi corazón poético lo convertía en un corazón de gallina; que el arreglo según el cual mi corazón poético animaba mi faz arquitectónica la convertía en una careta. Descubrí que no era ni poeta ni arquitecto, que era un fantasma en un país hecho pedazos y en una época ensordecida a gritos.

….Profundamente herido por los toques de queda, las consignas radiadas de la mañana a la noche, los murmullos de exilios, desapariciones, torturas y muertes, el tiempo comenzó a desangrarse a ojos vista. Entonces no pude apartar los ojos. Sentí que el tiempo requería urgentemente mis cuidados. Comprendí que el tiempo requería todo mi tiempo y que sólo podía dedicárselo si sólo era poeta. Cuatro meses después del golpe, en enero de 1974 me fui a vivir con mi familia fuera de Viña del Mar, a los arenales del extrarradio, donde íbamos a construír una ciudad en que los poetas no necesitarían máscaras.

….Quemé mis carpetas de croquis al pie de una duna. Todavía recuerdo lo difícil que fue. Mirando el humo que subía pensé que el sacrificio del arquitecto sería bien recibido por los dioses, que redoblarían sus dones al poeta. Renuncié así públicamente a la arquitectura y nunca más se me ocurrió tomar un lápiz, ni siquiera para proyectar mi casa.

….Así, me he presentado y me he creído poeta y sólo poeta durante más de treinta años.

….Últimamente, sin embargo, esta visión unívoca de la persona que encarno, con una sola vocación, un solo oficio y una sola obra ya no me resulta convincente. Para decirlo en forma breve, hoy creo que el poeta en mí está y estuvo albergado por un arquitecto. Y que este arquitecto hospitalario que también soy lleva más de treinta años escuchando al poeta sin interrumpirlo, sin ausentarse ni dormirse.  Una escucha tan continua y tan pura se revela en el discurso del poeta, en sus temas, en sus énfasis. Si examino mis escritos veo que no quieren mover el corazón de la muchacha, ni fruncir la frente del filósofo, ni curvar los labios del dilettante, ni dejar boquiabierta a la amiga, ni soltar la lengua de otro poeta sino agrandar los ojos del arquitecto.  Por ejemplo cuando escribo:

“Y cuando los días de días de navegación en lancha por estuarios y canales desiertos, cuando pasaba frente a una isla en la que había una casa y sobre ésta veía flamear la inmemorial bandera humana, el humo, y en el calvero a su alrededor, opaco de lluvia, relampagueaba el rosa de las astillas de árboles recién cortadas, aunque no hubiera otro signo de vida, aunque la casa pareciera apenas habitable de tan desvencijada y el bote volcado en la orilla pareciera un resto de naufragio, mi admiración ante ese sitial alzado en la gran soledad era más honda y más pronta que la que nunca he tenido por los palacios de los príncipes. ¡Vivir a días de dura boga de las voces humanas más cercanas, de la más próxima caja de fósforos o tira de mejorales! ¡Vivir como un emblema ante ningún ojo!”

….Si el poeta que soy estuviera solo querría contemplar, por ejemplo, sólo el mar. Pero como es huésped de un arquitecto, contempla y canta la orilla del mar, la frontera entre el lugar y el no lugar.

….Si el poeta que soy estuviera solo cantaría el sueño; porque es huésped de un arquitecto canta también el suelo.

….Si fuera por él, el poeta querría cantar sólo la caridad. Porque es huésped de un arquitecto canta la hospitalidad, la frontera entre la caridad y el mundo.

….El poeta y el arquitecto que soy tienen entre sí una relación infinita porque el poeta pertenece al orden de la caridad y el arquitecto al orden de la hospitalidad.

….El orden de la caridad del poeta se manifiesta en el tiempo; el orden de la hospitalidad del arquitecto, en el espacio.

….Que es en cierto sentido la relación entre la voz y la luz.

….El arquitecto provee casa y el poeta canto. Entonces la casa resuena y el canto recuerda.

….Bueno. Hasta aquí esta especie de introducción al tema.

….Luego, para avanzar, he estado extrayendo de los Evangelios, por un lado, y la Odisea, por otro, textos a través de los cuales podemos pensar las relaciones entre Poesía, Arquitectura, Caridad, Hospitalidad… Pero antes voy a hacer una digresión. Voy a escribir el título en el pizarrón porque sus entidades, dichas una tras otra o escritas en una sola línea no andan bien.  Tienen que ser puestas así:

P O E S Í A

……

———C A R I D A D                                                      H O S P I T A L I D A D

………

A R Q U I T E C T U R A

(Esta disposición imita un texto célebre de Heidegger, la reflexión sobre la Cuaterna, que en su pensamiento está constituída por los dioses, los hombres, la tierra y el cielo.)

………..

….Entonces he comenzado a leer esta cuaterna según oposiciones y adyacencias.  Por ejemplo:

- La caridad es a la hospitalidad como la poesía es a la  arquitectura

- La caridad se hace visible en la hospitalidad como la poesía se hace asequible en la  arquitectura

- La arquitectura da forma a la hospitalidad como la poesía presta su voz a la caridad

….Por algunas experiencias que he tenido de meditaciones semejantes, sé que esta suerte de lectura de una cuaterna según oposiciones y adyacencias puede ser infinita.  Aparecen casi… tienen algo de una… diría yo, constelación. Constelación que a cada lectura pierde sus vínculos y acepta otros, algunos luninosos, otros nada de claros.

….Bien. Entonces, como decía, he estado leyendo principalmente los Evangelios y la Odisea, intentando buscar en los Evangelios lo que tenían de odiseico y en la Odisea lo que tenía de evangélica.  Escogí varios temas comunes, temas que tienen que ver directamente con la hospitalidad.  Digamos que son:

- tema de la acogida

- tema del huésped

- tema del albergue

- tema del banquete

- tema de la comida

- tema de la palabra, la palabra del huésped

Creo que da casi lo mismo en qué orden hable de ellos.  Voy a tratar de resumir las citas porque son largas.

……..

Los temas:

……………….

TEMA DE LA ACOGIDA

TEMA DEL HUÉSPED

TEMA DEL ALBERGUE

TEMA DEL BANQUETE

………………………….

…………………………